Página de inicio > Blog posts > Causales de despido 17 causas de despido: Principales motivos para despedir a alguien

Causales de despido 17 causas de despido: Principales motivos para despedir a alguien

Augusto Diaz

En el dinámico mundo laboral, determinadas acciones y comportamientos pueden llevar al despido de una persona. En ese sentido es fundamental que tanto empleados como empresarios comprendan qué constituye una falta susceptible de despido. 

Esta guía completa explorará las 17 causas principales por las que una empresa puede despedir a sus empleados, que van desde el bajo rendimiento y los problemas de asistencia hasta infracciones más graves como la falta de honradez, el acoso y las infracciones de seguridad.

Tanto si usted es un empresario que quiere aplicar medidas disciplinarias como si es un empleado que quiere mantener la profesionalidad, este artículo arrojará luz sobre los factores críticos que pueden conducir al despido.

Las causales de despido son aquellas acciones o comportamientos de un empleado que justifican su expulsión de la empresa. 

Estas faltas suelen estar enumeradas en las políticas de la empresa y pueden ir desde un bajo rendimiento laboral hasta una falta grave: 

  • El bajo rendimiento laboral puede incluir el incumplimiento sistemático de las expectativas o responsabilidades laborales.
  • Una falta grave puede implicar acoso, robo o infracción de las políticas o leyes de la empresa. 

La insubordinación, la falta de honradez y el incumplimiento de los protocolos de seguridad en el lugar de trabajo también pueden considerarse faltas susceptibles de despido en función de la gravedad y el impacto en la empresa.

¡Saque más rédito a su empresa!

Obtenga el medra semana, atraves de la lista is corros empleados,

¡10 días de prueba gratis!

¿Por qué despiden las empresas a sus empleados?

Las empresas pueden decidir despedir a sus empleados por varias razones, como la violación de las políticas de la empresa, el bajo rendimiento, la mala conducta y otros comportamientos que perturban el ambiente de trabajo.

Cuando los empleados infringen las políticas de la empresa, se erosiona la confianza y la integridad. Del mismo modo, un bajo rendimiento constante puede afectar gravemente a la productividad y rentabilidad de una empresa.

Las malas conductas, como el acoso o la falta de honradez, pueden crear un ambiente de trabajo tóxico y empañar la reputación de la compañía. 

Los comportamientos que causan trastornos pueden afectar significativamente a la dinámica de equipo y a la cultura general de la empresa, provocando una disminución de la honestidad y la productividad.

A continuación presentamos las 17 causas principales por las que una empresa puede despedir a sus empleados:

1. Bajo rendimiento

El bajo rendimiento puede ser un factor importante en el despido de un empleado, ya que afecta directamente a la productividad y los objetivos de la empresa. Incluye el incumplimiento sistemático de las normas de rendimiento o de los objetivos fijados por la empresa.

Cuando el rendimiento de un empleado está por debajo de las expectativas, no sólo obstaculiza el flujo de trabajo general, sino que también afecta a la moral del equipo y puede hacer que se pierdan oportunidades de crecimiento personal y profesional.

Además, un bajo rendimiento no tratado puede crear tensión en el lugar de trabajo y dificultar las relaciones con compañeros y supervisores. 

Los empleadores pueden instituir planes de mejora del rendimiento, pero si los problemas persisten, en última instancia podría llegarse al despido.

2. Problemas de asistencia y puntualidad

La asistencia y la puntualidad constantes son esenciales para un lugar de trabajo productivo, y los problemas repetidos en estas áreas pueden derivar en el despido de un empleado. Esto puede incluir el ausentismo excesivo o la impuntualidad.

Cuando los trabajadores están constantemente presentes y llegan a tiempo, no sólo se garantiza el buen funcionamiento, sino que también refleja su compromiso y fiabilidad. 

La asistencia repercute en la dinámica del equipo y en la continuidad del trabajo, influyendo en la productividad. 

Por el contrario, la impuntualidad o el absentismo repetidos alteran los horarios, dificultan el trabajo en equipo y afectan a la moral.

Los problemas constantes de asistencia y puntualidad pueden tensar las relaciones entre compañeros y afectar al servicio al cliente. También puede crear una carga de trabajo adicional para otros miembros del equipo, lo que provoca resentimiento e ineficacia dentro del equipo. 

Los empresarios tienen la responsabilidad de abordar estas cuestiones con prontitud para mantener un entorno de trabajo productivo y saludable.

En la mayoría de los lugares de trabajo, las políticas y directrices relativas a la asistencia y la puntualidad están claramente definidas, lo que pone de relieve su importancia. 

Los empleadores suelen hacer un seguimiento y control de los registros de asistencia, y los problemas frecuentes pueden dar lugar a advertencias formales o a un periodo de prueba. 

Si los problemas persisten, pueden llevar al despido, ya que afectan al funcionamiento general de la empresa.

3. Deshonestidad o robo

Los casos de deshonestidad o robo, como la falsificación de registros o el hurto de bienes de la empresa, son delitos graves que pueden dar lugar al despido de un empleado. Tales acciones violan la confianza y la integridad que se espera en el lugar de trabajo.

Cuando los empleados tienen un comportamiento deshonesto o poco ético, no sólo dañan la reputación de la empresa, sino que también pueden tener consecuencias legales. La deshonestidad en el lugar de trabajo puede provocar pérdidas económicas, dañar la moral de los empleados y quebrar la confianza entre compañeros. 

Si la empresa sospecha de robo o fraude, es posible que tenga que implicar a las fuerzas de seguridad y someterse a investigaciones, lo que puede ser costoso y llevar mucho tiempo.

Desde el punto de vista legal, la falta de honradez o el robo pueden dar lugar a demandas civiles y cargos penales contra la persona implicada. 

Los empresarios deben cumplir la legislación laboral en los despidos basados en la conducta del empleado. Esto implica llevar a cabo investigaciones justas, documentar las pruebas de mala conducta y comunicar las decisiones de despido de acuerdo con las políticas de la empresa y la normativa local.

Cuando se producen incidentes de este tipo, las empresas suelen abordar la cuestión mediante una investigación interna para reunir pruebas y evaluar el alcance del daño causado. 

Dependiendo de la gravedad de la infracción y de las políticas de la empresa, el empleado puede enfrentarse a una suspensión inmediata en espera de la investigación o puede ser despedido con causa justificada. 

Estas medidas son esenciales para mantener un lugar de trabajo seguro y ético, así como para proteger los intereses y la reputación de la compañía.

4. Violación de las políticas de la empresa

Los empleados que infrinjan las políticas de la empresa, ya estén relacionadas con el uso de las redes sociales, la discriminación o el acoso, pueden enfrentarse al despido como consecuencia de sus actos. La adhesión a las políticas de la empresa es crucial para mantener un lugar de trabajo respetuoso y conforme a las normas.

Cuando los empleados se adhieren a las políticas de la compañía, se fomenta un entorno de confianza y responsabilidad. El cumplimiento coherente de estas políticas es esencial para garantizar la justicia y la equidad en toda la organización. También protege a la empresa de responsabilidades legales y daños a su reputación.

Por el contrario, las infracciones pueden acarrear graves ramificaciones, como daños a la reputación profesional, relaciones laborales tensas e incluso posibles acciones legales. 

El incumplimiento de las políticas de conducta en el lugar de trabajo puede ocasionar problemas serios que necesitan ser resueltos por los canales de acción correspondientes.

¡Saque más rédito a su empresa!

Obtenga el medra semana, atraves de la lista is corros empleados,

¡10 días de prueba gratis!

5. Insubordinación

Los casos de insubordinación, en los que un empleado se niega a seguir instrucciones o desafía a la autoridad, pueden llevar al despido. El comportamiento respetuoso y cooperativo es esencial para un lugar de trabajo saludable.

Cuando se produce insubordinación, no sólo se interrumpe el flujo de trabajo, sino que también se debilita la autoridad de la dirección. 

Esto puede tener un efecto dominó en la moral y la productividad del equipo. Sienta un precedente negativo para otros empleados, lo que puede fomentar comportamientos similares. 

La insubordinación también puede crear un ambiente de trabajo tóxico, que provoque conflictos y afecte a la cultura general de la empresa. 

Los empleadores tienen el deber de abordar la insubordinación con rapidez y de manera adecuada para mantener el orden.

6. Acoso o discriminación

El acoso o la discriminación, ya sea por razón de sexo, raza u otras características protegidas, pueden dar lugar al despido de un empleado.

Es crucial que las empresas comprendan las obligaciones y responsabilidades legales a la hora de abordar y prevenir el acoso y la discriminación en el lugar de trabajo. 

Los empleados deben sentirse seguros y apoyados, y cualquier forma de acoso o discriminación puede tener efectos perjudiciales en su bienestar y rendimiento. 

Las empresas pueden enfrentarse a graves repercusiones legales y daños a su reputación si no abordan estos comportamientos con eficacia. Para evitarlo se recomienda:

  • Elaborar y aplicar políticas claras. 
  • Impartir formación periódica.
  • Promover una cultura de respeto e inclusión. 

Esos son los pasos esenciales para prevenir el acoso y la discriminación en el lugar de trabajo.

7. Falsificación de documentos

La falsificación de registros o documentos de la empresa es una infracción grave que puede acarrear el despido de un empleado. Mantener la exactitud e integridad de los registros es vital para la transparencia y la confianza de la organización.

Cuando un empleado falsifica documentos, no sólo viola la confianza de la organización, sino que también pone a la empresa en riesgo de sufrir consecuencias legales.

La deshonestidad de un empleado puede acarrear graves ramificaciones legales, como multas, cargos civiles o penales y daños a la reputación de la empresa. 

En tales casos, las empresas pueden optar por emprender acciones legales contra el individuo responsable de la falsificación.

8. Violación de la confidencialidad

La revelación no autorizada de información confidencial o secretos comerciales puede provocar el despido de un empleado. Salvaguardar la privacidad de los datos es fundamental para las operaciones empresariales y para mantener la confianza con las partes interesadas.

Cuando un empleado viola la confidencialidad en el lugar de trabajo, puede tener consecuencias de largo alcance. No sólo viola la confianza y las obligaciones contractuales entre la empresa y el empleado, sino que también puede acarrear ramificaciones legales. 

Las violaciones de la información confidencial pueden dar lugar a demandas, multas y daños a la reputación de la empresa. Puede perturbar las relaciones comerciales y conducir potencialmente a la pérdida de ventajas competitivas. 

Por lo tanto, es esencial que las organizaciones cuenten con políticas claras, formación periódica y medidas de seguridad sólidas para evitar filtraciones no autorizadas.

9. Consumo de drogas o alcohol

El consumo de drogas o alcohol en el trabajo constituye una infracción grave de las políticas del lugar de trabajo. Mantener un entorno de trabajo seguro y sobrio es esencial para el bienestar y la productividad de los empleados.

El consumo de drogas o alcohol puede alterar el juicio, disminuir la coordinación y comprometer la toma de decisiones. Esto no sólo supone un riesgo significativo para la seguridad de la persona que consume la sustancia, sino también para todos los integrantes de la organización.

Este comportamiento no sólo disminuye la confianza y la profesionalidad en el lugar de trabajo, sino que también puede acarrear posibles consecuencias legales para el empleador si se produce un accidente o daño a causa de un empleado poco lúcido. 

Es muy probable que las empresas apliquen medidas disciplinarias, que en última instancia pueden resultar en el despido, si se descubre que un empleado está bajo la influencia de sustancias prohibidas durante el horario de trabajo.

10. Infracciones de seguridad

Hacer caso omiso de los protocolos de seguridad o poner en peligro a los compañeros de trabajo, puede dar lugar al despido de un empleado. Garantizar un entorno de trabajo seguro es una responsabilidad fundamental de todos los empleados.

Cumplir los protocolos de seguridad en el lugar de trabajo es necesario no sólo para el bienestar de los empleados, sino también para la productividad general y la reputación de la empresa. 

Siguiendo las normas de seguridad y las mejores prácticas, los trabajadores contribuyen a una cultura de trabajo positiva y minimizan el riesgo de accidentes y lesiones.

Las empresas tienen la obligación reglamentaria de mantener un entorno de trabajo seguro, ya que su incumplimiento puede acarrear implicaciones legales y posibles sanciones.

11. Conflictos de intereses

Favorecer los intereses personales por encima de los de la empresa, puede dar lugar al despido de un empleado. Respetar las normas éticas y la lealtad a la empresa es esencial para mantener la confianza y la integridad.

Los conflictos de intereses en el lugar de trabajo pueden erosionar la credibilidad y la confianza de las que depende una organización. 

Cuando los empleados priorizan el beneficio propio sobre los valores y objetivos de su empleador, no sólo comprometen los intereses de la empresa, sino que también debilitan la cohesión y la moral dentro del equipo. 

Este comportamiento puede acarrear ramificaciones legales, empañar la reputación y provocar pérdidas financieras significativas. 

Establecer políticas y directrices claras para abordar y prevenir los conflictos de intereses es de suma importancia en virtud de salvaguardar la integridad y la sostenibilidad de la organización.

12. Actitud negativa

Mostrar una actitud negativa o poco colaboradora en el trabajo puede llevar al despido de un empleado. Para prevenirlo debemos impulsar un entorno de trabajo saludable e integrador. 

Cuando los individuos expresan actitudes negativas, esto puede afectar a la dinámica del equipo, provocando una disminución de la cooperación y la comunicación. 

Este comportamiento puede generar resentimiento y discordia entre los compañeros, lo que altera la sinergia general del equipo.

Podemos atacar el problema con las siguientes herramientas:

  • Una comunicación clara
  • Formación en resolución de conflictos
  • Un enfoque de gestión solidario

Estas acciones son básicas para abordar las actitudes negativas y crear un ambiente laboral placentero.

13. Incumplimiento de plazos

Cumplir los plazos es crucial para mantener la eficiencia del flujo de trabajo y alcanzar los objetivos de la organización. Violar sistemáticamente los plazos de entrega puede provocar el despido de un trabajador. 

Cuando se incumplen los plazos, se puede alterar el ritmo de todo el equipo, causando retrasos en otros proyectos y empañando potencialmente la reputación de la compañía. Esto puede dar lugar a pérdidas económicas por oportunidades perdidas o clientes insatisfechos.

En respuesta, la dirección puede tener que reasignar recursos, reevaluar los plazos de los proyectos o tomar medidas disciplinarias como se indica en las políticas de la empresa, garantizando la rendición de cuentas y preservando el compromiso de entregar los resultados dentro del tiempo estipulado.

14. Comportamiento inadecuado

Comportarse de forma inapropiada o poco profesional, ya sea con compañeros o clientes, puede dar lugar al despido de un empleado. Por eso debemos mantener una conducta respetuosa en todo momento.

Los casos de comportamiento inadecuado suelen crear una atmósfera laboral nociva, disminuir la confianza y alterar la dinámica de equipo, a la vez que pueden derivar en responsabilidades legales o pérdidas económicas. 

Para mitigar esos escenarios, las empresas cuentan con políticas estrictas para abordar este tipo de conductas. Éstas pueden incluir:

  • Medidas disciplinarias 
  • Formación específica
  • Despido inmediato

Es necesario que los empleados entiendan y cumplan estas políticas para mantener altos niveles de profesionalidad y respeto.

15. Negativa a seguir instrucciones

La negativa persistente a seguir instrucciones o a realizar las tareas asignadas puede llevar al despido de un empleado. Demostrar un enfoque cooperativo y adaptable a las tareas asignadas es imprescindible para la eficacia de la organización.

Al desafiar las instrucciones y desatender sus responsabilidades, los empleados pueden interrumpir el flujo de trabajo y crear barreras para alcanzar los objetivos de la empresa. 

Los directivos pueden tener que dedicar tiempo y esfuerzo adicionales a abordar las consecuencias de este comportamiento, lo que les resta capacidad para centrarse en iniciativas estratégicas. 

En casos graves, la negativa reiterada a cumplir con determinada tarea puede dar lugar a medidas disciplinarias para mantener el orden y la jerarquía.

16. Comunicación deficiente

La comunicación eficaz es esencial para el trabajo en equipo productivo y la cohesión organizativa.

Una comunicación deficiente en el lugar de trabajo no sólo afecta a la seguridad laboral individual, sino que también entorpece la dinámica del equipo, lo que en última instancia afecta al rendimiento en general.

Los malentendidos, los conflictos y la disminución de la moral son repercusiones comunes de la comunicación ineficaz, que conducen a una disminución de la productividad y a un aumento de la rotación de personal.

Algunas de las posibles intervenciones para mejorar las habilidades de comunicación incluyen:

  • Incentivar una cultura de diálogo abierto
  • Impartir formación en comunicación
  • Establecer canales y directrices de comunicación

Priorizando una comunicación eficaz, las organizaciones pueden crear un entorno de trabajo que beneficie al crecimiento y éxito de todos por igual.

17. Faltas muy graves

Los altercados físicos o infracciones graves, son motivo de despido inmediato. Salvaguardar las normas éticas y la seguridad en el lugar de trabajo nos ayuda a crear un entorno respetuoso y seguro.

Los empleadores tienen la obligación legal de abordar y prevenir las faltas graves en el lugar de trabajo, ya que pueden plantear riesgos significativos para la seguridad y el bienestar de los empleados y la reputación de la organización. 

Además del despido inmediato del empleado infractor, las empresas también pueden incurrir en responsabilidad por no hacer frente a ese comportamiento. Por eso es necesario contar con políticas y procedimientos claros para abordar las faltas graves y garantizar un enfoque justo y coherente en la gestión de estos incidentes.

Conclusión

Tanto los empleadores como los empleados deben tener en claro cuáles son las faltas que pueden derivar en un despido. Eso se debe alinear con las políticas de la empresa, las buenas costumbres y la reglamentación vigente.

Algunas de las faltas más comunes pueden ser: 

  • Bajo rendimiento
  • Problemas de asistencia y puntualidad
  • Deshonestidad o robo
  • Violación de las políticas de la empresa
  • Insubordinación
  • Acoso o discriminación
  • Falsificación de documentos
  • Violación de la confidencialidad
  • Consumo de drogas o alcohol
  • Infracciones de seguridad
  • Conflictos de intereses
  • Actitud negativa
  • Incumplimiento de plazos
  • Comportamiento inadecuado
  • Negativa a seguir instrucciones
  • Comunicación deficiente
  • Faltas muy graves

Todas las empresas deben contar con políticas y procedimientos eficaces para abordar los posibles conflictos y garantizar un enfoque justo en la gestión de los incidentes.

– El equipo de Monitask

Pruebe Monitask

Realiza un seguimiento de la productividad de los empleados y simplifica el trabajo con ellos

¡10 días de prueba gratis!

Preguntas frecuentes (FAQ)

¿Puede un empresario despedir inmediatamente a alguien por una de estas infracciones?

Dependiendo de la gravedad del hecho, un empresario puede optar por despedir inmediatamente a un empleado por determinadas infracciones graves, como violencia o actividades ilegales. 

No obstante, se recomienda seguir los procedimientos disciplinarios adecuados y consultar con Recursos Humanos antes de tomar cualquier tipo de medida.

¿Tiene consecuencias legales despedir a alguien por estos delitos?

Sí, despedir a alguien por cualquier motivo tiene implicaciones legales. 

Es importante que los empresarios tengan políticas claras y documentación que constate las acciones del empleado que conducen al despido. 

Los empresarios también deben consultar con un asesor jurídico antes de tomar cualquier medida para asegurarse de que siguen los procedimientos adecuados.

¿Qué debe hacer un empresario si un empleado comete una falta?

Los empresarios deben seguir los procedimientos disciplinarios y documentar las acciones del empleado. 

Puede ser necesario reunirse con el empleado para discutir la infracción y darle la oportunidad de explicar sus acciones. 

Si la infracción es grave, puede ser mejor recurrir a Recursos Humanos y a un asesor jurídico para determinar el curso de acción.

¿Qué ocurre si un empleado comete una infracción fuera del trabajo?

Los empleadores aún pueden tener derecho a despedir a un empleado por un delito cometido fuera del trabajo si ello repercute negativamente en la empresa o en la capacidad del empleado para desempeñar su trabajo. 

Es importante consultar con un asesor legal y seguir los procedimientos de rutina antes de tomar medidas.

¿Se puede despedir a un empleado por sus faltas sin advertirle de incidentes anteriores?

En la mayoría de los casos, se recomienda hacer una advertencia o tener un historial de incidentes antes de despedir a un empleado. 

Sin embargo, si la infracción es grave, puede ser conveniente despedir al empleado inmediatamente. 

Es importante seguir los procedimientos adecuados y consultar con el área de Recursos Humanos y el asesor jurídico antes de iniciar cualquier acción.

16

Artículos populares