Página de inicio > Blog posts > ¿Cómo dirigir un equipo en el que los empleados no se llevan bien?

¿Cómo dirigir un equipo en el que los empleados no se llevan bien?

Augusto Diaz

¿Cómo gestionar un grupo de trabajo cuando hay conflictos entre sus miembros? Cuando los empleados no se llevan bien puede disminuir la productividad y la ética.

Esa situación incluso puede afectar a los objetivos corporativos de la empresa. Si tiene problemas para conciliar un conflicto en su equipo, no se preocupe: ¡tenemos algunos consejos que le serán de mucha utilidad!

Esta entrada del blog tratará sobre la gestión eficaz de equipos cuando los empleados no se llevan bien. Hablaremos sobre diferentes estrategias que pueden ser utilizadas para mejorar la comunicación y resolver conflictos.

¿Cómo gestionar un equipo en el que los empleados no se llevan bien?

“El conflicto de tareas tiene una fuerte correlación negativa con el rendimiento y la satisfacción del equipo”

Department of Business, Macau University of Science and Technology

Cuando surgen conflictos entre los miembros de un equipo, la prioridad es conciliar la situación. El conflicto tiene un impacto significativo en el trabajo en equipo, la colaboración y la cooperación. Los objetivos de la empresa son difíciles de alcanzar cuando nos enfrentamos a este tipo de inconvenientes.

Hay algunas cosas que puede hacer como jefe de equipo para gestionar un grupo de trabajo en el que los empleados no se llevan bien:

Identificar el problema

Identificar los problemas principales puede ser difícil, ya que muchos factores pueden contribuir al conflicto. Sin embargo, encontrar la raíz del problema es esencial para resolverlo.

Algunas causas habituales de conflicto son los choques de personalidad, los desacuerdos sobre el cumplimiento de las tareas y la competencia por los recursos. Una vez establecida la causa del conflicto se puede elaborar un plan de acción.

Elaborar un plan

Cuando conocemos los motivos del conflicto el siguiente paso es crear un plan para su resolución. Lo mejor sería que diseñe este plan para atacar la raíz del conflicto y mejorar la comunicación y colaboración dentro del equipo.

Algunas soluciones típicas para resolver conflictos son: 

  • La mediación 
  • La formación en habilidades de trabajo en equipo  
  • La clarificación de funciones y responsabilidades 

Poner en práctica estas estrategias puede ayudar a mejorar la cooperación y a resolver los conflictos entre los empleados.

Supervisar los progresos

Es fundamental hacer un seguimiento de cómo van las cosas después de poner en marcha el plan. También es vital asegurarse de que se resuelven los conflictos. Los directivos también pueden utilizar la ludificación para atraer a los miembros del personal con reuniones frecuentes, supervisar las interacciones y evaluar el funcionamiento del equipo.

Si observa que los conflictos no se resuelven, es posible que tenga que ajustar su plan o aplicar soluciones adicionales. Sin embargo, supervisar el progreso y realizar los ajustes necesarios puede garantizar que los miembros de su equipo puedan resolver los conflictos y alcanzar el éxito.

Los conflictos en los equipos son inevitables y, a veces, hasta necesarios. Sin embargo, una gestión eficaz puede garantizar que estos no afecten a los objetivos corporativos.

Identificando el problema, creando un plan para resolverlo y supervisando los progresos, puede gestionar un equipo en el que los empleados no se llevan bien, e inclusive,  seguir teniendo éxito.

Algunos consejos adicionales para gestionar los conflictos en los equipos:

  • Fomente la comunicación abierta entre los miembros
  • Promueva una cultura de respeto y cooperación
  • Ofrezca formación sobre técnicas de resolución de conflictos
  • Esté disponible para mediar en las disputas cuando sea necesario

Realizar los ajustes necesarios

Si observa que el conflicto no se resuelve o que surgen nuevos problemas, cambie de plan. El objetivo principal es encontrar una solución que funcione para todos los implicados, así que sea flexible y esté dispuesto a hacer las modificaciones necesarias.

Si toma medidas y mantiene una comunicación eficaz, podrá resolver los conflictos y crear ¡un equipo productivo y exitoso!

¡Saque más rédito a su empresa!

Obtenga el medra semana, atraves de la lista is corros empleados,

¡10 días de prueba gratis!

Consejos para gestionar un equipo en el que los empleados no se llevan bien

He aquí algunos consejos que le ayudarán a gestionar un equipo en el que los empleados no se llevan bien:

Fomente la comunicación

Impulsar una comunicación abierta ayudará a que los miembros del equipo se sientan más cómodos. Fomente los comentarios y opiniones e incluya en ellos a los empleados remotos. Esto ayudará a resolver las disputas más rápidamente.

Promueva una cultura de respeto y cooperación

Crear una cultura de respeto y cooperación ayudará a prevenir conflictos. Los empleados estarán más dispuestos a trabajar juntos si se sienten respetados y valorados. Este espacio de trabajo positivo podría fomentar la creatividad.

Brinde formación sobre técnicas de resolución de conflictos

Si imparte formación sobre técnicas de resolución de conflictos, puede ayudar a los empleados a resolver sus diferencias de forma productiva y positiva.

Esté disponible para mediar en las disputas cuando sea necesario

A veces, los conflictos no pueden resolverse sin la ayuda de un tercero neutral. Si este es el caso, ponga a los mejores líderes en gestión de equipos a su disposición para mediar en la situación.

Facilite el debate

Cuando surjan conflictos, anime a los miembros del equipo a discutir sus diferencias abierta y honestamente. Todos deben estar dispuestos a aceptar críticas constructivas.

Ayude a los miembros del equipo a entenderse

Es útil explicar cómo enfocan las tareas las distintas personas y cómo esto puede dar lugar a conflictos. Enseñe al equipo a aceptar devoluciones que ayuden a crecer y mejorar.

Favorezca el compromiso

Ayude a los miembros del equipo a ver que a menudo es posible encontrar una solución que respete las necesidades de todos.

Establezca normas básicas

Proponga algunas normas sobre cómo deben comportarse los miembros del equipo entre sí, y asegúrese de que todos las entienden y están de acuerdo.

Todos los integrantes de una empresa deben aprender técnicas de gestión de equipos, ya que son necesarias para promover un trabajo en equipo eficaz. Poner en práctica estas habilidades reducirá los conflictos.

En síntesis:

  • Si surge un conflicto, anime a los miembros del equipo a discutir sus diferencias abierta y honestamente.
  • Ayude a los miembros del equipo a comprender cómo abordan las tareas las distintas personas y cómo esto puede dar lugar a conflictos.
  • Anime a los miembros del equipo a encontrar una solución que satisfaga las necesidades de todos.
  • Establezca normas básicas sobre cómo deben comportarse los miembros del equipo entre sí.

Si su equipo tiene conflictos, actúe de inmediato.

Con una gestión eficaz y el compromiso de resolver los problemas, puede crear equipos productivos y ¡alcanzar el éxito!

¿Cuáles son los distintos tipos de conflictos que pueden surgir en un equipo?

Hay tres tipos principales de conflictos que pueden producirse en un equipo:

Conflictos personales

Surgen de diferencias personales entre los miembros del equipo y pueden incluir desacuerdos sobre cómo hacer las tareas, choques de personalidad y envidias o celos.

Conflictos de tareas

Se producen cuando los miembros del equipo tienen opiniones diferentes sobre cómo debe hacerse una tarea.

Los conflictos de tareas también pueden producirse cuando los miembros del equipo consideran que sus habilidades no se utilizan de forma eficaz.

Conflictos de proceso

Aparecen cuando los miembros del equipo tienen formas distintas de trabajar o no están de acuerdo en cómo debe trabajar el equipo.

Los distintos niveles de experiencia o conocimientos también pueden causar conflictos. Sea cual sea la causa, es importante gestionar los conflictos con eficacia para que no afecten negativamente en el rendimiento del equipo.

Señales que indican que se está gestando un conflicto

Suele haber algunas señales que indican que se está gestando un conflicto en un equipo. Algunas de las más comunes son:

Tensión entre los miembros del equipo

El conflicto que se está gestando provoca tensión entre los miembros del equipo. Cuando una persona está enfadada o disgustada, suele reflejarse en su lenguaje corporal y en su forma de interactuar con los demás.

Esto puede causar tensión y dificultar que el equipo interactúe de forma eficaz.

Falta de comunicación

Cuando los miembros del equipo no se llevan bien, puede resultar difícil comunicarse eficazmente. Eso se debe a que es probable que se centren en el conflicto en lugar de en la tarea que tienen entre manos.

Esto puede causar muchos problemas en el equipo, ya que puede conducir a una falta de comunicación y colaboración, lo que dificultará alcanzar objetivos.

Si usted observa alguna de estas señales en su equipo, es esencial que tome medidas para resolver el conflicto. Si no resuelve el conflicto, repercutirá negativamente en los objetivos de su equipo o de la empresa a gran escala.

La gente se evita

Cuando los miembros de un equipo no se llevan bien estos tienden a evitarse unos a otros.

Esto puede causar mucha tensión en el equipo y dificultar el trabajo conjunto eficaz. Conduce a una falta de diálogo y colaboración.

Actitudes o comentarios negativos sobre los demás

Si los miembros del equipo no se llevan bien, pueden hacer comentarios negativos sobre los demás. Esto crea mucha tensión en el equipo y dificulta el trabajo conjunto.

Cómo afrontar los conflictos

Cuando surja un conflicto en un equipo, actúe para identificar de qué se trata. Una vez que sepa de qué se trata, podrá trabajar para resolverlo. A menudo, los conflictos surgen porque las personas tienen objetivos o puntos de vista distintos.

Si el conflicto se debe a opiniones diferentes, usted tiene que llegar a un compromiso. Puede que no esté de acuerdo con la otra persona, pero puede llegar a un punto medio para que ambas partes estén contentas. Esta condición podría mejorar la moral de los empleados en su conjunto.

Si el conflicto se debe a objetivos diferentes, encuentre la manera de que ambas partes trabajen juntas hacia un objetivo común. Asegúrese de que tienen un entendimiento claro.

Es difícil resolver los conflictos, pero es esencial hacerlo. Si se puede resolver el conflicto, el trabajo en equipo será mucho más fácil, y también ayudará a alcanzar los objetivos corporativos.

Sin embargo, si no puede resolver el conflicto, quizá tenga que considerar otras opciones, como separar el equipo en dos grupos o apartar a una persona.

Los conflictos son una parte normal del trabajo en equipo, pero no debe ignorarlos. Si surge un problema, dedique tiempo a abordarlo para que todos puedan seguir trabajando juntos con eficacia.

¿Cuáles son las causas más comunes de los conflictos de equipo?

Puede haber muchas razones por las que los miembros de un equipo no se lleven bien. Algunas causas comunes son:

Choques de personalidad

Cuando los miembros de un equipo tienen personalidades diferentes, pueden chocar entre sí. Por ejemplo, alguien muy franco puede estar en desacuerdo con alguien más introvertido.

Diferencias en el estilo de trabajo

Si los miembros de un grupo de trabajo tienen estilos de productividad diferentes, pueden aparecer conflictos de equipo. Por ejemplo, alguien a quien le gusta planificarlo todo puede chocar con alguien que prefiere improvisar.

Objetivos diferentes

Si los miembros de un equipo tienen objetivos diferentes, puede resultarles difícil trabajar juntos para alcanzar una meta común. Por ejemplo, alguien que quiere ascender puede chocar con alguien que quiere hacer su trabajo e irse a casa.

Si dirige un equipo en el que los empleados no se llevan bien, es esencial averiguar la causa del conflicto.

Una vez que sepa cuál es la causa del conflicto, puede empezar a trabajar en una solución.
Sin embargo, a veces los conflictos no pueden resolverse, y puede que tenga que separar a los miembros del equipo o despedir a alguien.

¿Cómo prevenir los conflictos de equipo en el futuro?

Evitar que se produzcan conflictos de equipo en el futuro puede ser difícil, pero se pueden hacer algunas cosas para ayudar. Es crucial establecer objetivos corporativos claros que todos puedan apoyar y alcanzar.

Esto le ayudará a fomentar un sentimiento de unión entre sus empleados. Debemos focalizarnos en crear un buen ambiente de trabajo para el personal.

Por último, pero no por ello menos importante, las reuniones periódicas con los empleados ayudarán a garantizar que todos estén de acuerdo y que los conflictos se resuelvan rápidamente.

¿Qué hacer si surge un conflicto de equipo?

Si surge un problema en el equipo, es esencial abordarlo con rapidez y eficacia. El paso prioritario es identificar la raíz del conflicto.

Una vez hecho esto, se puede trabajar en una resolución. Es necesario implicar a todas las partes para que todos se sientan escuchados y comprendidos.

Asegúrate de hacer un seguimiento con tu equipo después de resolver el conflicto para que no vuelva a ocurrir.

Conclusión

Es difícil dirigir un equipo cuando los empleados no se llevan bien. Cuando los objetivos de la empresa se resienten, corresponde a la dirección del equipo encarrilar la situación.

El primer paso es darse cuenta de que la situación afecta a la empresa y tomar medidas.

A veces esto significa separar a los empleados, darles tareas diferentes o proporcionarles algún tipo de formación específica orientada a la resolución de conflictos laborales.

Puede transformar su grupo ineficaz en un equipo destinado al éxito que supere todas las expectativas, con la ayuda de ¡buenas habilidades de gestión de equipos!

– El equipo de Monitask

Pruebe Monitask

Realiza un seguimiento de la productividad de los empleados y simplifica el trabajo con ellos

¡10 días de prueba gratis!
14

Artículos populares